RSS

Archivo de la etiqueta: Recursos

Documentos y catequesis bíblicas.

El sermón misional. Lectio divina: Mt 9, 35-11, 1

fe

Hemos visto a Jesús proclamando el evangelio del reino y liberando a la gente de sus innumerables esclavitudes. Jesús se ha entregado a esta tarea porque el Padre le ha enviado como Hijo partícipe de su propia vida, ungido por el Espíritu Santo. Jesús evangeliza por obediencia al Padre, pero también por imperativo de su propio amor hacia los hombres. Jesús quiere llegar a todos. Para cumplir este deseo escoge apóstoles, les comunica su poder y los envía a la misión con una serie de instrucciones.

1.- Jesús ama a la multitud

Mateo resume en un versículo toda la actividad de Jesús desde el capítulo cinco. Jesús sería un itinerante que enseñaba la buena noticia del reino y curaba toda clase de dolencias (Mt 9, 33). Ahora, se detiene a mirar, a tomar conciencia de la realidad de la gente. Ve demasiada desorientación y excesivo sufrimiento: andaban maltrechos y prostrados, como ovejas sin pastor, Mt 9, 36. Vista y reconocida la situación de la multitud, Jesús se conmovió por ellos. Jesús vive abierto a la verdad y se deja afectar por ella. Estos son los dos primeros pasos del amor: la mente percibe la verdad y el corazón se emociona. Jesús, después de ver y emocionarse, actúa en consecuencia. Ya hemos visto en el sumario que se dedicó a enseñar y curar…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Lectio divina.

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 de julio de 2015 en Biblia, Lectio Divina, Recursos

 

Etiquetas: , ,

Seguir a Jesús. Lectio divina: Mt 8, 18-22; 9, 9-17. (Final)

banquete-de-jesús3.- Fin del seguimiento

Estando Jesús en la casa, sentado a la mesa, Mt 9, 10. El evangelista nos introduce en un banquete en el que Jesús es el anfitrión; le rodean sus discípulos. Muchos recaudadores y pecadores se suman al banquete. Banquete significa amistad, comunión, compartir, abundancia, alegría, felicidad. Este banquete aparece como anticipo de la plenitud del reino que ya se ha inaugurado. Hacia él va el seguidor de Jesús. Más adelante, el evangelista nos presentará una parábola en la que el banquete de boda aparece como imagen del reino consumado (Mt 22, 1-14). Los fariseos no comprenden esta confraternización del Maestro con los recaudadores y los pecadores. Tampoco los discípulos de Juan entienden que los discípulos banqueteen y se olviden de ayunar. Jesús tendrá que explicarse…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Lectio divina.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 de junio de 2015 en Biblia, Lectio Divina, Recursos

 

Etiquetas: , ,

Seguir a Jesús. Lectio divina: Mt 8, 18-22; 9, 9-17.

seguimiento 1Hemos contemplado al Jesús que sana de raíz a los hombres, que libera del poder del demonio e introduce en el reino de Dios. Dentro de esa parte del evangelio de Mateo que titulábamos ‘Diez milagros’ hay algunos versículos que nos hablan del seguimiento de Jesús. El hombre liberado de la esclavitud se pone en marcha tras los pasos de Jesús, se hace seguidor suyo hasta entrar con él en el reino definitivo.

1.- Exigencias del seguimiento

El estudio de la Ley había sido tradicionalmente patrimonio de los sacerdotes. Pero durante la época griega el sacerdocio entró en crisis, hasta pasar el sumo sacerdocio de la familia de Sadoc a la familia de los macabeos (1Mac 10, 15-21). Además los griegos construyeron muchos gimnasios, centros de cultura griega, a las que acudieron muchos israelitas que abandonaron la religión de sus padres (1Mac 1, 41-50; 2Mac 4, 7-15). Así, los judíos piadosos asumieron el estudio de la Ley y abrieron numerosas escuelas. Cada escuela tenía su maestro y sus discípulos, seguidores que intentaban asimilar las enseñanzas y la vida de su maestro.  Estos estudiosos, escribas, se convirtieron en los dirigentes ilustrados de las comunidades y grupos religiosos, adquiriendo gran ascendiente sobre el pueblo…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Lectio divina.

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 de junio de 2015 en Biblia, Lectio Divina, Recursos

 

Etiquetas: , ,

El Templo del Buen Pastor. Una propuesta de lectio divina: Jn 10, 22-42.

pastor en siria

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación y era invierno. Jesús paseaba en el templo, en el pórtico de Salomón. Lo rodearon los judíos y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos tendrás en vilo? Si eres el Mesías, dilo claramente”. Jesús les contestó: “Os lo dije y no creéis. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois ovejas de las mías. Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen; yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrancará de mi mano. Lo que me ha dado el Padre es más que todo y nadie puede arrancarlo de la mano del Padre. El Padre y yo somos uno”. Los judíos recogieron piedras para apedrearlo. Jesús les dijo: “Por encargo del Padre os he hecho ver muchas obras buenas: ¿por cuál de ellas me apedreáis?” Le contestaron los judíos: “Por ninguna obra buena te apedreamos, sino por la blasfemia, porque siendo hombre te haces Dios”. Les contestó Jesús: “En vuestra ley está escrito: Yo os digo: sois dioses. Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios, y la Escritura no puede fallar, al que el Padre consagró y envió al mundo ¿vosotros decís que blasfema porque dijo que es hijo de Dios? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. Si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a mis obras, y os convenceréis de que el Padre está en mi y yo en el Padre”. Intentaron arrestarlo, pero él se les escapó de las manos. Pasó de nuevo a la otra orilla del Jordán, donde Juan bautizaba en otro tiempo, y se quedó allí. Acudieron muchos a él y decían: Aunque Juan no hizo señal alguna, todo lo que dijo de éste era verdad”. Y muchos creyeron allí en él.

Para leer el artículo completo,  haz click en la pestaña Recursos.

 
2 comentarios

Publicado por en 6 de noviembre de 2014 en Biblia, Lectio Divina, Recursos

 

Etiquetas: , ,

Como niños. Una propuesta de lectio divina: Mc 10, 13-16.

jesus-niñosLe presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y le dijo: ‘Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el reino de Dios como niño, no entrará en él. Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

1.- Lectio: Lee entendiendo.

Los discípulos se tomaban muy en serio a Jesús. Su maestro hablaba de cosas muy importantes, no aptas para los oídos de comadres curiosas ni para los de sus niños, incapaces a su edad de entender a los adultos. Las enseñanzas del maestro eran cosa de hombres. ¿Qué hacían aquellas mujeres rompiendo el círculo de varones y adelantando a sus rapazuelos hasta su venerado maestro para que él los tocase? Los discípulos les reñían. No cabía hacer otra cosa que impedir aquella falta de respeto. Pero Jesús no estaba en absoluto de acuerdo con ellos: se enfadó; y aprovechó para darles una de esas lecciones desconcertantes tan propias de él: Os lo aseguro, el que no recibe el reino de Dios como un niño no entrará en él. Jesús acompañó sus palabras con una enseñanza gestual: Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos. O sea, el auténtico discípulo de Jesús, el que desea entrar en el reino debe acoger el don de Dios con actitudes de niño…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Recursos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 de octubre de 2014 en Biblia, Lectio Divina, Recursos

 

Etiquetas: , ,

Yo leí ‘El peregrino ruso’

Edición de JA PedregosaMe compré este libro porque fui a acompañar a Pepe Pedregosa, que nos daba el curso bíblico en la parroquia,  cuando estuvo firmando libros en la Feria del Libro de Madrid. Nunca había leído ningún libro sobre la oración. No buscaba más que  entretenerme o aprender algo. Me encandiló desde la primera página. Se lee muy bien. Es muy agradable leer lo que un cristiano puede hacer por los demás. Sin darme cuenta este libro caló muy hondo en mí. Estuve en la presentación del libro en la librería San Pablo y recordaba lo que nos explicaron, cómo rezan los orientales y que es muy parecido a nuestro rosario. Me preguntaba si actualmente habría gente que rezara continuamente, aunque no llegué a consultarlo.

Empecé a rezar el rosario en el metro, cuando se paraba entre dos estaciones, es decir, esporádicamente. Luego fui rezando durante todo el trayecto, al ir y al volver del trabajo. Más tarde comencé a rezar también por la calle. Al principio pensaba que podría distraerme y que me pillaría un coche o algo así, pero comprobé que estaba más atenta que nunca. Por otra parte no importaba que, por ejemplo, en un momento me distrajera mirando un escaparate,  luego retornaba la oración.

Cuando empecé a rezar el rosario en el metro lo hacía como se reza normalmente. Intenté aprenderme de memoria los misterios de cada día, pero después mi oración se hizo sólo de avemarías y algún padrenuestro. Yo ponía toda mi voluntad en rezar así. Pero un día me levanté de la cama y estaba rezando sin habérmelo propuesto. Esto me encantó. Luego aprendí, gracias a Rafa Chavarría, que nos da ahora el curso bíblico, que  esto es así porque el Espíritu Santo ora en nosotros. Actualmente esto me pasa bastante a menudo.

Rezo para estar con el Señor, aunque él está siempre. Rezo para acercarme a él, para ser consciente de su presencia. Rezo alabando a Dios, dándole gracias, pidiendo perdón por mis pecados e implorando su misericordia para no pecar y para tener plena conciencia de pecado. Le pido que se cumpla en mí y en otros muchos su voluntad. También le pido cosas concretas, pero diciéndole que se cumpla su voluntad en mí o en las personas por las que estoy pidiendo. También le venero.

El Señor me concede multitud de cosas espirituales y materiales. También me pide hacer cosas, como evangelizar; es decir, me hace consciente de necesidades a las que puedo atender. Pero me asiste, me ayuda a hacerlo, y se hace presente en mí de forma especial, tengo encuentros con Él.

Nota bibliográfica: El Peregrino ruso. Edición comentada y preparada por José Ignacio Pedregosa Ordóñez. Editorial San Pablo,  año 2011.

Ana Mª C. D.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de octubre de 2014 en Colaboraciones, Recursos

 

Etiquetas: ,

Lectio divina – Rosario. Misterios de gozo.

adviento-4 velasEl rosario no remplaza la lectio divina, sino que, por el contrario, la supone y la promueve. Para dar fundamento bíblico y profundidad a la meditación, es útil que al enunciado del misterio siga la proclamación del pasaje bíblico correspondiente, que puede ser más o menos largo según las circunstancias. En efecto, otras palabras nunca tienen la eficacia de la palabra inspirada. Esta debe ser escuchada con la certeza de que es palabra de Dios, pronunciada para hoy y para mí.

El grupo bíblico ‘Palabra de Vida, inspirado por esta enseñanza de Juan Pablo II en su carta apostólica Rosarium Virginis Mariae (29-30), organiza este octubre, el mes del rosario, una actividad que aunará lectio divina y rezo del rosario  según la siguiente dinámica:

Para saber como se desarrollará esta Lectio divina – Rosario, haz click en la pestaña Noticias.

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 de octubre de 2014 en Biblia, Lectio Divina, Noticias, Recursos

 

Etiquetas: , , ,