RSS

Archivos Mensuales: julio 2012

50th International Eucharistic Congress (IEC); Dublin 10th – 17th June 2012

Before the 50th anniversary of the Opening of the II Vatican Council, the IEC, which is celebrated every four years in a different location of the globe, tried to review the actual situation of the Eucharistic Ecclesiology of Communion. The Programme of the congress, which started on the Feast of Corpus Christi, was based on the daily celebration of the Eucharist and had for its main theme: ‘The Eucharist: Communion with Christ and with one another’.

There were analysed different perspectives for theological reflection; Ecumenism; missionary and pastoral themes; and it focused on the challenges of the New evangelization…

Click in English

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 de julio de 2012 en Colaboraciones, Crónicas, English

 

Etiquetas: , ,

Domingo 17º Ordinario: 2Re 4, 42-44; Sal 144; Ef 4, 1-6; Jn 6, 1-15.

Jesús realiza hoy su cuarto signo, según el cuarto evangelio. Un signo es una realidad material o un suceso que nos remite a un significado de otro orden. Cuando leemos la palabra stop en una señal de tráfico, detenemos nuestro vehículo. Jesús da de comer a una multitud con cinco panes y dos peces. ¿Qué significado tiene este gesto? El evangelista nos lo revela: La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: ‘Este sí que es el profeta que tenía que venir al mundo’. Aquellas gentes habían subido al monte detrás de Jesús, sintieron hambre y se sentaron, confiados, sobre la hierba a instancias del Maestro. Se saciaron con los panes y los peces del muchacho, y, conocedores de la Historia de su pueblo y las promesas de su Dios, leyeron aquel suceso de gracia a la luz de los relatos que contaban cómo Moisés había alimentado al pueblo hambriento en el desierto con maná y codornices (Nm 11). Comprendieron que estaban ante un nuevo Moisés, el profeta prometido que liberaría al pueblo de toda tiranía e inauguraría una era de paz, prosperidad y perfecta comunión entre Dios y su pueblo. Pero Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo. La muchedumbre se había precipitado al sacar conclusiones. Habían sido agraciados por el cuarto signo de Jesús, pero todavía quedaban otros tres para que se completara la revelación de Dios en Jesús, e incluso faltaba un octavo signo, el signo de la gloria, el de la muerte y la resurrección. ¿Cuántas veces me precipito como aquella muchedumbre? ¿Cuántas veces confundo a Jesús con un rey que me regala una vida de bienestar sin responsabilidades? Acaso, ¿creer en Jesús no es acoger la verdad de uno mismo, de los otros, de la vida, del mundo y de Dios tal como es, sin adaptarla a mis propias expectativas? Cuando siento que Jesús está lejos, ¿no será simplemente que no lo acepto como es y el modo que tiene de salvarme no me convence?

Me llaman la atención unas cuantas frases del relato de Juan. Estaba cerca la Pascua. Dijo la acción de gracias. Dijo a sus discípulos: ‘Recoged los pedazos que han sobrado, que nada se desperdicie’. Estas frases tienen resonancias litúrgicas. En efecto, Juan escribe para comunidades que viven animadas por la fe pascual y la celebran semanalmente en una liturgia de acción de gracias, eucarística. Juan interpreta aquel acontecimiento sucedido a la otra parte del lago de Galilea como prefiguración y anticipo de la Eucaristía. ¿Qué significa la Eucaristía para nosotros a la luz de este texto? En la Eucaristía reconocemos a Jesús muerto y resucitado como el profeta que tenía que venir al mundo. Él ha llevado a su plenitud la Historia de la Salvación. La Eucaristía construye la unidad de la comunidad y nos compromete a compartir todos los dones que recibimos de Jesús. El alimento eucarístico es ese pan del que dirá Jesús: El pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo, Jn 6, 51. Rezo con toda la Iglesia, que agradece el don de la fe y el pan de vida, el salmo 144: Los ojos de todos te están aguardando, tú les das la comida a su tiempo; abres tú la mano y sacias de favores a todo viviente. El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones.

Rafa Chavarría

 
2 comentarios

Publicado por en 28 de julio de 2012 en Biblia, Lectio Divina

 

Etiquetas: ,

50º Congreso Eucarístico Internacional (CEI); Dublín 10 – 17 Junio 2012

En vísperas del 50 Aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, el CEI, que se celebra cada cuatro años en un punto diferente del planeta, ha intentado revisar la situación de la Eclesiología Eucarística de Comunión. El Programa del Congreso, que comenzó en la fiesta del Corpus Christi y cuya base es la celebración diaria de la Eucaristía, tuvo por tema principal ‘La Eucaristía: Comunión con Cristo y con el prójimo’.

En el Congreso se presentaron diversas perspectivas de reflexión teológica. Ecumenismo, temas pastorales y de misión, y desafíos de la Nueva Evangelización. Para lo cual, se prepararon liturgias, seminarios, sesiones y oraciones, y se contó con especialistas en distintas disciplinas teológicas: Sagradas Escrituras; Liturgia; Teología dogmática, moral y pastoral; Ecumenismo y Misionología. Intervinieron oradores representando a organizaciones de religiosos, clero y laicos, incluidos movimientos como los Focolari o la comunidad de Taizé, procedentes del mundo entero. Impartieron catequesis y talleres, dieron testimonio de fe y participaron en las celebraciones eucarísticas. Quiero señalar la presencia del español Monseñor Julián López Martín, Obispo de León…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Colaboraciones.

Este artículo se publicará próximamente en inglés.

 
1 comentario

Publicado por en 27 de julio de 2012 en Colaboraciones, Crónicas, Liturgia

 

Etiquetas: , ,

Solemnidad de Santiago apóstol: He 4; 2Co 4, 7-15; Mt 20, 20-28.

         

Cuando oigo nombrar al apóstol Santiago, en seguida pienso en Compostela, el Xacobeo, el Camino, los Caballeros de Santiago de la Espada y en mil y una leyendas medievales. Pero Santiago no es una figura de leyenda como el rey Arturo y sus caballeros de la Tabla Redonda. La Iglesia no celebra leyendas, sino la fe pascual, los hitos de la Historia de la Salvación y el testimonio de vida (y de muerte) de muchos seguidores de Jesús. Los evangelios y los Hechos de los Apóstoles nos aportan pinceladas de la figura del apóstol, pero insuficientes para pintar su retrato o escribir su biografía. Además, los evangelios y los Hechos son teología narrativa, cuentan la vida de Jesús y de la Iglesia primitiva a la luz de su fe en el Resucitado. Por todo ello mi Lectio Divina en esta solemnidad quiere ceñirse a los textos litúrgicos, lo significativo para la Iglesia y contenido de su celebración.

Estoy sentado tranquilamente ante una imagen de Santiago…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Lectio Divina.

 
1 comentario

Publicado por en 26 de julio de 2012 en Biblia, Lectio Divina

 

Etiquetas: ,

Lectio Divina: Apocalipsis 7, 9-17.

 

La apocalíptica nos presenta la Historia como una gran batalla entre el bien y el mal, entre los que caminan hacia su plenitud de ser en comunión con Dios y, los que prescindiendo de Dios, fían sólo de su propio poder. Nosotros hemos creído en el Dios que se revela en la Creación y en la Historia y, finalmente, nos hablado por su Hijo. Y hemos sido sellados con el Espíritu y empuñamos las armas de la Verdad y la Justicia. Estamos preparados para afrontar la guerra que se desarrolla todos los días en nuestros propios corazones y en nuestro entorno.

Todo el que inicia un viaje ha de conocer su destino, lo que le animará en las dificultades y sostendrá su esperanza. Antes de describir las vicisitudes de la guerra, se ha de saber cuál será el premio para los vencedores. El Apocalipsis nos levanta los ojos hacia el día de la victoria. Después de esto vi aparecer una gran muchedumbre. Esta marea humana estaba de pie delante del trono de Dios y del Cordero. Cada cual iba vestido con la gloria de Dios y agitaba la palma de la victoria. La victoria será divinización. Seremos llamados con toda propiedad hijos de Dios. No importa tu origen ni tu raza ni tu pueblo ni tu lengua. Sólo hay una condición para que salgas victorioso: Lavar tus vestiduras y blanquearlas en la sangre del Cordero; es decir, seguir a Jesús por donde su Espíritu quiera llevarte, vivir fielmente el Evangelio.

Los victoriosos gritaban con voz potente: La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero. Y las potencias divinas adoraron a Dios, diciendo: ‘Amén’, y cantaron un cántico de alabanza. La victoria se resuelve en liturgia de comunión y reconocimiento de que no hay otro poder fuera del de Dios. Los victoriosos vivirán con una vida perfecta y eterna, sin carencias ni dolor ni amenazas. Estarán delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo. Muchas veces  será bueno recordar esta visión de Juan, cuando nuestra fe se sienta amenazada. Durante las pruebas nos sostendrá unirnos a esta liturgia celeste y repetir como un mantra o una jaculatoria: La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero. No existe poder en este mundo que nos pueda apartar del amor y la fidelidad de Dios, manifestados en la Pascua de Jesús.

Rafa Chavarría

 

 
3 comentarios

Publicado por en 23 de julio de 2012 en Biblia, Lectio Divina

 

Etiquetas: ,

Fin de curso de la EscAByC

 

El pasado siete de julio celebrábamos la clausura del curso de la Escuela de Animación Bíblica y Comunicación ‘San Pablo’ en Carranque (Toledo) con una jornada distendida de convivencia y oración. Se trataba de tender puentes entre las comunidades de las parroquias de Sta. Mª Magdalena de Carranque y de San Valentín y San Casimiro de Vicálvaro en Madrid. Los de la capital llegamos a la hora de comer, más bien al comienzo de la tarde, que muchos habían tenido que trabajar por la mañana. Éramos tres coches completos. El Padre Jesús no pudo acompañarnos, pero se sumó a la expedición el párroco de San Valentín, D. José. En la Plaza de la Iglesia nos esperaban D. Josué, párroco en Carranque, y algunas hermanas de la comunidad de allí. Tras los consabidos saludos nos encaminamos hacia lo que las gentes del lugar llaman Las Ruinas, que resultó ser un Parque Arqueológico. El concejo nos había cedido uno de los pabellones del Centro de Interpretación, y, desde este blog, la EscAByC quiere agradecer su gesto…

Para leer el artículo completo, haz click en la pestaña Noticias.

 
1 comentario

Publicado por en 21 de julio de 2012 en Biblia, Crónicas, Noticias

 

Etiquetas: , ,

Domingo 16º Ordinario: Jr 23, 1-6; Ef 2, 13-18; Mc 6, 30-34.

El curso ha terminado, también el de la Escuela de Animación y Comunicación ‘San Pablo’. Mi trabajo en la EscAByC es eminentemente evangelizador. Dirijo catequesis bíblicas y talleres de oración. Intento que se conozcan las Sagradas Escrituras y se escuche lo que Dios nos dice a través de ella hasta ser transformados por la Palabra y vivir una vida evangélica. El fin de curso abre un tiempo para descansar y reparar fuerzas y, también, para evaluar y programar el curso siguiente. La perícopa evangélica del pasado domingo se refería a la misión de los doce en Galilea (Mc 6, 7-13). Jesús llamó a los doce y los hizo partícipes de su misión: Los fue enviando, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Participar de la misión de Jesús es más que recibir el mandato misionero y obedecer según nuestro modo de entender y poniendo en juego todas nuestras capacidades. Es recibir la autoridad de Jesús. Una autoridad que es energía divina, el Espíritu, que confiere eficacia a nuestra palabra y a nuestras acciones. Marcos describe la misión de los doce en Galilea subrayando su eficacia: Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Este domingo, los doce vuelven a reunirse con Jesús: Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco. Jesús sabe que la evangelización es un trabajo duro, porque él es el primer evangelizador. Conoce los límites de la naturaleza humana y la necesidad del descanso tras un día o una temporada de trabajo intenso. Jesús se muestra comprensivo y delicado con los doce, también con los que hoy participamos de su misión. Los doce le contaron todo lo que habían hecho y enseñado, yo también le hablo de mis correrías apostólicas. Jesús sonríe. Se le siente satisfecho, feliz, porque muchos han sido agraciados con palabras y signos salvadores. Me asalta una serie de preguntas: ¿Cuál ha sido mi actitud durante el curso? ¿He trabajado consciente de que el Espíritu me animaba? ¿He hablado de lo que he visto y oído del Verbo de la vida? O, por el contrario, ¿he llevado a cabo mis proyectos y he hablado de lo que a mi me parecía sensato y verdadero? Los pequeños éxitos que haya podido tener, ¿los he asumido como propios o he cantado con el salmista: No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria: por tu bondad, por tu lealtad, 115, 1? ¿Me he abatido, lo que sería orgullo herido, cuando en algún lugar no me han recibido o no me han escuchado?

Rafa Chavarría

 
4 comentarios

Publicado por en 19 de julio de 2012 en Biblia, Lectio Divina

 

Etiquetas: ,